Frustrated-man-on-phone

 

El rechazo es una de las emociones que más paraliza a las personas cuando quieren realizar la transición de empleado a emprendedor. En el trabajo en relación de dependencia podemos estar más protegidos del rechazo. Sin embargo, en nuestro emprendimiento en algún momento tenemos que salir a ofrecer nuestro producto o servicio y ahí es cuando quedamos expuestos al rechazo.

En el camino a profesionales independientes, aprender a manejar el rechazo es una habilidad que debemos adquirir.

 

Nos gustaría darte cuatro sugerencias para que puedas manejar el rechazo:

 

1. El rechazo es una ilusión. Si nos rechazan no estamos peor que antes.

 

Esto es algo que dice Jack Canfield y nos parece muy cierto. En general tenemos mucho miedo a que nos rechacen pero si nos ponemos a pensar, cuando nos rechazan no estamos peor que antes. Supongamos que llamamos a un potencial cliente para ofrecerle nuestro producto y nos rechaza.

 

Si pasa esto no vamos a estar peor que antes porque antes de ofrecer el producto tampoco teníamos la venta. En el peor caso vamos a estar igual que antes. En realidad no perdemos nada, pero si aceptan nuestro pedido podemos ganar mucho. Cuanto mas hagamos el pedido más probabilidades de obtenerlo.

 

Según la ley de los números, la probabilidad de que un evento ocurra aumenta con el número de intentos en la serie. Si tiramos un dado y queremos sacar un 6, cuanto más tiremos el dado mas probable es que obtengamos el 6 alguna vez. Lo mismo ocurre con nuestros objetivos. Cuando más pedidos hagamos mas probabilidades de tener éxito. Y mientras nos rechacen no estamos perdiendo nada.

 

2. El rechazo es parte del proceso de lograr nuestros objetivos

 

A muchas personas los desanima el rechazo. Cuando los rechazan empiezan a pensar que quizás no puedan lograr su objetivo, y que por lo tanto no van a tener éxito. Sin embargo, el rechazo es algo común cuando estamos creando algo nuevo, algo poco convencional, algo revolucionarlo. Según Anthony Robbins, aprender a manejar el rechazo masivo es una de las claves del éxito. Así que no busques evitar sentirte rechazado. Buscá lograr tu objetivo al 100%, y si te rechazan, obtené la mayor cantidad de información sobre lo que no funciona, considerá ajustar tu estrategia y seguí adelante.

 

rechazo personal

 

3. No tomar el rechazo como personal

 

Cuando nos rechazan, no debemos tomarlo como algo personal. No nos rechazan a nosotros sino a nuestra idea o pedido. Las personas tienen derecho a su opinión, y es posible que esta opinión sea diferente a la nuestra, así es la vida. Por lo tanto, si te rechazan, no te digas cosas negativas como “esto no va a funcionar”, o “mi producto o servicio no es bueno” o peor aún, “yo no soy lo suficientemente bueno”. Que te hayan rechazado una vez no quiere decir que te vayan a seguir rechazando más adelante. Podemos seguir haciendo el mismo pedido a la misma persona más adelante o a otras personas.

 

4. Esperar un resultado positivo

 

La manera de pedir también influye en que nos acepten o rechacen. Si en el fondo creemos que nos van a rechazar, es probable que lo comuniquemos en el lenguaje no verbal, y quizás seamos nosotros mismos los causantes de este rechazo.

 

Las palabras son solamente un 7% de la comunicación, así que debemos ser congruentes entre las palabras, el tono y las expresiones corporales. Por eso es importante dedicar un tiempo a pensar en que merecemos lo que queremos.

 

Una manera de hacer esto es visualizarnos como si fuéramos aceptados. Luego de practicar esto en nuestra mente una y otra vez, nos va a ser más fácil creer que merecemos lo que estamos pidiendo. Esto es muy importante para aquellas personas que enfrentan muchos rechazos consecutivos, por ejemplo al salir a vender nuestro producto o servicio.

Saludos!

Martin

 

P.D. Si te gustó este artículo no olvides compartirlo con los botones de abajo. Ayudanos a que más personas puedan independizarse y como consecuencia mejorar su calidad de vida. También podés suscribirte a nuestro newsletter ingresando tus datos en el formulario que aparece al pié de esta página.

 

Yo Soy Mi Jefe es un proyecto con el que queremos ayudarte a escapar de la relación de dependencia: dejar de trabajar para cuenta ajena, de ser empleado y empezar a lanzarte por tu cuenta sin morir en el intento.

Nuestro compromiso es hacerte más fácil la transición, y darte todas las herramientas que te ayuden a lograr claridad para poner tu pasión y decisión en acción y así puedas materializar y disfrutar el estilo de vida que realmente deseas.

Recibí GRATIS El Plan PASO-A-PASO

Para Pasar de la Confusión y las Dudas Sinfín a la CLARIDAD y ACCIÓN MASIVA en tu emprendimiento... y a todas nuestras novedades y recursos gratuitos de ALTO VALOR :)

¡Suscripción completada! :) Chequeá ahora tu correo para confirmar tu suscripción.