Estar confundidos en general se asocia con emociones negativas. Es un estado en el que a casi nadie le gusta estar. Nos sentimos mal cuando no estamos claros en nuestra vida. Esto tiene cierto sentido porque al estar confundidos no tenemos la claridad que necesitamos para tomar decisiones acertadas.

Puede darnos mucho miedo estar confundidos porque si lo estamos ¿con qué criterio vamos a avanzar en nuestra vida?

¿Cómo sabremos que elecciones hacer y qué cosas descartar?

La confusión nos dificulta tener una visión clara, y para el que no tiene una visión clara no hay caminos favorables.

Si bien hay mucha verdad en esto, la confusión no es necesariamente negativa, especialmente en momento de cambio, y cuando estamos abiertos a nuevas ideas, cambiando viejos hábitos y rompiendo paradigmas.

¿Por qué ocurre la confusión en estos casos?

La confusión viene de la inestabilidad mental que surge cuando nos abrimos a una nueva idea. Si siempre creímos que las cosas son de determinada manera probablemente nos sintamos muy claros. Ahora, una vez que nos abrimos a nuevas ideas empiezan a surgir nuevos puntos de vista a considerar. Esto puede generar cierta ambivalencia, que es la coexistencia de distintos sentimientos hacia la misma idea.

Si, por ejemplo, fui criado en una familia que buscaba la seguridad, probablemente creía que tener un trabajo seguro y estable era la mejor decisión. Tenía clara esta idea y no había confusión alguna. Sin embargo, una vez que me abro a nuevos paradigmas, me puedo dar cuenta de que tanta seguridad me está privando de alcanzar mis sueños más profundos. Al ver que estoy pagando este alto precio, puedo comenzar a considerar la opción de trabajar por mi cuenta por más que pueda no resultar en apariencia tan seguro.

En ese momento puedo tener dos ideas opuestas en mi mente, las cuales estoy considerando, cada una con sus ventajas y desventajas, lo cual puede causar una gran confusión. Esta confusión es positiva porque me estoy abriendo a nuevas ideas, estoy avanzando a un ser más auténtico, con nuevos valores y prioridades, elegidas libremente y no en base a una mente condicionada por los mandatos de mi familia.

La supuesta claridad es muchas veces una ilusión de claridad, en el sentido de que creo que lo tengo claro pero en el fondo no lo tengo, porque esa claridad viene de aceptar algo que no va con quién soy realmente.

Te voy a contar un ejemplo personal de cómo ocurrió esto en mi vida …

Cuando tenía 17 años y elegí mi carrera universitaria estaba convencido de que quería ser Ingeniero. Creía tenerlo 100% claro. Ingresé en dicha universidad y completé mis estudios hasta que me recibí de Ingeniero.

Al poco tiempo de recibirme comencé a dudar mucho sobre si había hecho la elección correcta. Una gran confusión me invadió, lo cual generó a su vez otras emociones: miedo, culpa, enojo conmigo mismo, etc.

Esta confusión duró casi dos años hasta que me dí cuenta que cuando elegí la carrera de Ingeniería no me conocía del todo. Sabía que era una carrera con futuro económico, y que en cierta manera me gustaba, pero no me conocía lo suficiente como para saber qué me apasionaba. Me dí cuenta que la Ingeniería no me apasionaba.

Me estaba conociendo mejor y me dí cuenta que quería dedicarme a algo que no solamente me diera dinero sino que me llenara por completo. Me gustaba trabajar con personas y el trabajo de Ingeniero resultaba demasiado técnico. Me llevó dos años darme cuenta que me gustaba trabajar con personas, ayudarlas, inspirarlas, motivarlas, hasta que encontré mi pasión.

Para encontrarlas tuve que darme cuenta de muchas cosas, no solamente de lo que me apasionaba sino que quería trabajar de manera independiente, con libertad, y con personas altamente comprometidas.

En este ejemplo, el estado de confusión fue lo que me permitió llegar a la claridad que hoy en día tengo respecto a lo que quiero dedicarme profesionalmente. Si bien por mucho tiempo no se sintió bien, hoy en día reconozco que todo ese proceso fue muy positivo y clarificador.

En el proceso de crecimiento vamos cambiando nuestros valores, nuestras prioridades, y en estos momentos de cambios es donde puede aparecer la confusión.

¿Qué podés hacer entonces si estás confundido?

Van aquí algunas sugerencias:

  1. Aceptarla. No negarla ni verla como algo negativo ya que significa que te estás abriendo a algo nuevo. No castigarte ni culparte por estar confundido.
  2. Estar dispuesto a considerar todo lo que te venga a la mente, sin juzgar ninguna idea por más loca que parezca. Lo que parece loco es lo más obvio y lógico una vez que te abras a un nuevo paradigma
  3. Aprender lo más posible, conversar con otras personas, buscar nuevos puntos de vista, pedir ayuda de amigos, coaches, mentores, etc. Todo esto te va a permitir abrirte a este nuevo paradigma y conocerte mejor para entender qué te está diciendo la confusión
  4. Tomarte tiempo para vos, ya sea para pensar, meditar, sentir, estar con vos mismo. Todo esto te va ayudar a procesar y entender todo lo que te está pasando y acelerar el proceso de descubrimiento.
  5. Darte tiempo para que la claridad llegue. No ocurre de un día al otro, especialmente cuando estamos cambiando hábitos que estuvieron arraigados por mucho tiempo. Es importante que tengas paciencia.
  6. Probar nuevas actividades donde puedas ver nuevas posibilidades, conocer nuevas personas, etc

Una vez que transites este proceso todo esto habrá valido la pena, ya que cuando vuelva la claridad vas a sentirte aliviado, y vas a entender que si estuviste confundido es porque era necesario un cambio.

El cambio es inevitable, pero el progreso no lo es.

Saludos

Martín

P.D.  Si te gustó este artículo, contános… ¿Qué fue lo que más te impactó luego de leerlo? Por favor dejános tu comentario abajo … y también, COMPARTÍLO en tus redes sociales con los botoncitos que aquí encontrarás, ¡te lo agradecerán! Ayudános a que más personas puedan crear su independencia para vivir libres y holgadamente de lo que los apasiona.

P.D. Y si querés ir más profundo, ¡conversemos! Hacé clic aquí para postularte a recibir una sesión estratégica exploratoria para que te ayudemos a concretar tu independencia para vivir libre y holgadamente de lo que te apasiona (espacios limitados).

Recibí GRATIS El Plan PASO-A-PASO

Para Liberar TU PODER Emprendedor y CREAR LA VIDA DE TUS SUEÑOS, ¡ANTES de que sea DEMASIADO TARDE! ... y a todas nuestras novedades y recursos gratuitos de ALTO VALOR :)

¡Suscripción completada! :) Chequeá ahora tu correo para confirmar tu suscripción.